Articuladores dentales y arco facial

Los articuladores dentales se definen como “un aparato mecánico que representa las articulaciones temporomandibulares y componentes de los maxilares y de la mandíbula para simular el movimiento de estos últimos”

(Academy of Denture Prosthetics 1977).
Es un dispositivo que imita de la manera más real posible los movimientos mandibulares del paciente como son abertura, cierre, lateralidad y protusión.

¿Para que sirven los articuladores dentales?

Los articuladores recrean, aunque no duplican, todos los movimientos mandibulares bordeantes, de modo que su función primaria, la función de los articuladores es actuar como si fuera un paciente en ausencia del mismo, reproduciendo la dinámica mandibular a nivel condíleo y su relación con las arcadas dentarias y el macizo cráneo-facial.

Existen diferentes tipos de articuladores con diferentes características y no todos permiten el empleo del arco facial. Según las posibilidades de movimiento y funcionalidad que ofrecen los articuladores se pueden diferenciar:

Tipos de articuladores dentales y características 

Articulador de bisagra: solo permiten los movimientos de abertura y cierre (Figura 3.44)

Articulador oclusor o charnela: permiten movimientos de abertura, cierre, lateralidad y protusión sin medición angular. La protusión y la lateralidad se realizan presionando con los dedos un muelle posterior superior. (Figura 3.45)

Articuladores no ajustables o clase I: permiten movimientos de abertura, cierre, lateralidad y protusión sin medición angular.

Son más similares a los articuladores semiajustables. Tienen vástago anterior para poder regular el puntero incisal y la inclinación de la trayectoria condílea y ángulo de Bennett son predeterminados y no modificables. (Figura 3.46).

Articulador semiajustable clase III: permiten movimientos de abertura, cierre, lateralidad y protusión con medición angular y permiten el empleo del arco facial (Figura 3.47).

Los ángulos que se pueden establecer en el articulador semiajustable son:

El ángulo de Bennett (Figura 3.48) y la inclinación de la trayectoria condílea.

(Figura 3.49). Estos ángulos se establecen de forma estándar en 15º para el ángulo de Bennett, 40º para la trayectoria condílea para prótesis completas y 25º y 10º respectivamente para prótesis fijas.

Ángulo de Bennett: ángulo que forma el cóndilo de no trabajo cuando se traslada hacia adelante y adentro en el movimiento de lateralidad mandibular sobre el plano horizontal.

El lado de trabajo de la mandíbula es aquel hacia el cual se desplaza la mandíbula en un movimiento lateral funcional.

El lado de no trabajo es aquel en el que la mandíbula se desplaza hacia adelante, abajo y adentro en un movimiento lateral no funcional.

Trayectoria condílea: dirección del cóndilo mandibular cuando se traslada hacia delante y abajo de la eminencia articular del hueso temporal.

Articuladores totalmente ajustables: permiten la modificación de varios parámetros como son la inclinación condilar horizontal, distancia intercondilea, la guía incisiva y el ángulo de Bennett.

En estos articuladores se emplean arcos faciales cinemáticos con pantógrafo y axiógrafo. Son articuladores que requieren de mucho tiempo en su utilización por lo que no son muy utilizados hoy en día.

Articulador arcon y no arcon diferencias

Articulador arcon: Son articuladores que disponen de movimiento de articulación condilar igual a la articulación humana; con la cavidad glenoidea situada en la rama superior y el cóndilo en la rama inferior.

Articulador no arcon: A diferencia que el primero, dispone de los cóndilos en la parte superior del articulador y cavidad glenoida en la parte inferior del instrumento. Este tipo de articuladores son menos utilizados.

Articulador Artex: Artex es un sistema reconocido a nivel mundial por su precisión en los registros y transferencia de información entre laboratorio y clínica de manera simple y sencilla.

Trabajar con estos articuladores es factor clave para el éxito.

El reto principal consiste en transferir de forma rápida y fiable la posición de la mandíbula del paciente, y a su vez transferir esta  información de manera precisa y simple del clínico al laboratorio.

Montaje en articulador

Montaje de articulador sin arco facial.

Para su montaje se llevará a cabo siguiendo los siguientes pasos:

1. Articular el modelo superior con el inferior y pegarlos con cera.

2. Humedecer ligeramente los modelos con agua para una mejor adherencia con la escayola paris.

3. Colocar escayola en la pletina inferior del articulador así como en el modelo inferior de escayola.

4. Posicionar los modelos con una angulación descendente.

5. Colocar escayola en la pletina superior del articulador y en el modelo superior de escayola.

6. Comprobar que exista la misma cantidad de escayola tanto en el modelo superior como en el inferior.

7. Comprobar que la línea media coincida con el vástago central del articulador.

8. Comprobar la horizontalidad de los modelos posicionados.

9. Eliminar la escayola sobrante de los bordes hasta dejarla a la misma altura que los modelos de escayola y que la pletina del articulador y alisar la escayola con una espátula de cera y agua y estropajo.

10. Esperar al fraguado de la escayola paris.

11. Eliminar con agua caliente, no vapor, la cera que se ha empleado para articular los modelos de escayola.

Arco facial

El arco facial es un complemento necesario para la elaboración de prótesis dentales.

La función del arco facial es establecer mediante su uso la relación cráneo – maxilar del paciente y transferirla al articulador para conseguir una posición maxilomandibular lo más exacta posible (Figura 3.43).

Tipos de arco facial

– Cinemáticos: representados por el sistema axiográfico y pantográficos permiten la localización del eje de bisagra y el eje orbitario del paciente con mucha precisión.

El eje bisagra es la línea imaginaria entre los cóndilos mandibulares sobre la cual la mandíbula puede rotar en el movimiento de traslación.

Mediante la utilización del axiógrafo y pantógrafo se puede apreciar mediante líneas dibujadas a pluma o lápiz las líneas de trayectoria que describe la pendiente condílea tanto en apertura como en lateralidad, ángulo de Bennett y la traslación de la mandíbula.

– Anatómicos: mediante estos arcos se puede transferir a un articulador semiajustable la posición del maxilar superior con respecto a la posición del cráneo y en relación con el plano de Frankfurt, tomando como referencias una serie de puntos, como son el punto
infraorbitario (escotadura infraorbitaria) o el punto supranasal (nasion) del paciente.

Planos

1. Plano horizontal de Frankfurt: plano formado por la unión entre el punto más alto del meato auditivo y el punto infraorbitario.

2. Plano de Camper: plano imaginario desde la espina nasal anterior o borde inferior de la nariz hasta el tragus auditivo. Es paralelo al plano oclusal.

3. Plano oclusal: plano que discurre entre ambas arcadas.

En presencia de piezas se establece desde el punto de contacto de los bordes incisales de incisivos inferiores centrales y las cúspides distovestibulares de los segundos molares inferiores.

4. Orbital de Simon: plano vertical que atraviesa la órbita del ojo en un ángulo recto hacia el plano horizontal.

Registro de la relación cráneo maxilar mediante el arco facial

Las partes de un arco facial anatómico pueden variar significativamente de un modelo a otro, siendo la mecánica muy similar entre ellos. Se pueden diferenciar varios aditamentos:

Partes del arco facial

Arco con regletas autocentrables para determinar la distancia intercondilar (Figura 3.50)

Puntero infraorbitario (Figura 3.51) o supranasal.

Horquilla (Figura 3.52) donde se coloca cera de baja fusión lo mas plana posible.

Aditamento o tope suborbitario (Figura 3.53) o nasion del articulador.

Registro con arco facial

Para comenzar el registro de la relación cráneo maxilar mediante el empleo del arco facial se procede a identificar los principales puntos de referencia en el paciente:

Puntos posteriores: puntos localizados a una distancia entre 8 y 13 milímetros por
delante del trago auditivo.

Mediante la palpación se puede apreciar el movimiento que realiza en cóndilo mandibular en los diferentes movimientos laterales y de protusión y
retrusión..

Puntos anteriores: los puntos anteriores pueden ser el punto suborbitario (escotadura infraorbitaria) o el nasion (punto supranasal).

Localizados estos puntos, se colocan las regletas u olivas, según el tipo de arco facial, de forma centrada en los puntos posteriores del paciente.

Seguidamente se calienta una lámina de cera y se coloca recubriendo la horquilla, se pide al paciente marcar la cera con sus huellas oclusales (Figura 3.54) o bien se pega la cera a los rodetes de mordida de cera situados sobre la plancha base si el paciente es desdentado o parcialmente desdentado.

La horquilla se coloca en su mordaza sin apretar.

Realizado esto se localiza el tercer punto anterior (escotadura suborbitaria o nasion dependiendo del articulador) y se posiciona el puntero apretándolo.

Una vez fijado en su mordaza se aprieta la mordaza de la horquilla y se mide la distancia intercondilea con las regletas posteriores (Figura 3.56).

Una vez finalizado, se aflojan las regletas posteriores y según el arco facial correspondiente se retira en puntero nasion pero no el infraorbitario.

La horquilla no debe perder su posición establecida.

Una vez retirado el arco facial de la cara del paciente se procede a transferir los puntos y planos de referencia al articulador (Dentatus).

El articulador debe estar bien ajustado, tornillos apretados, puntero incisal en 0 milímetros, ángulo de Bennett en 20º y trayectoria condílea en 40º. Asegurar la mordaza para que no se mueva de su posición la horquilla.

Se centra las regletas y se insertan en los salientes posteriores del articulador.

Una vez centradas se fijan los tornillos y se coloca la platina o pletina infraorbitaria mediante rosca en el brazo superior del articulador (Figura 3.57).

Se gradúa la altura del arco para que el puntero llegue a contactar con la pletina.

En este punto, el plano oclusal de la horquilla queda establecido con la relación cráneo- maxilar y con el plano de referencia del articulador (Figura 3.58).

Una vez adaptado el arco facial al articulador se procede al montaje de los modelos comenzando en primer lugar por el modelo superior.

Se prepara escayola paris y se pega sobre el modelo superior y sobre la pletina del articulador.

Una vez fraguada la escayola re retira la horquilla y se pega el modelo inferior con respecto al superior (Figura 3.59).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *