Modelado en cerámica

Una vez hechas las cofias por el sistema de inmersión y coladas, se deberán de arenar, para quitar restos de revestimiento.

Cortaremos los bebederos con el disco de corte, dejando los jitos (el hilo de cera ya pasado a metal por donde cogemos las piezas dentarias con ayuda de la pinza de mosquito, para facilitar así la aplicación del opaque).

Posteriormente calibraremos las cofias con la ayuda de un calibre para metal y con el disco de corte, hasta conseguir un grosor de 0’4-0’5, tanto por vestibular como por palatino/lingual.

Repasaremos las cofias con la fresa cilíndrica de piedra, y con la fresa de piedra cónica, por cara oclusal, así dejaremos un margen adecuado a la hora de cargar cerámica.

Para poder aplicar el opaque, necesitamos arenarlo por todas las caras de la pieza y dar vapor de agua para eliminar cualquier resto.

La función del opaque: va a ser por un lado tapar el metal y por el otro proporcionar una unión química entre el metal y la cerámica.

– En esta imagen podemos ver como se aplica el opaque a una pieza unitaria con ayuda de la espátula de Agata (explicado abajo) y del mosquito (instrumental que se usa para sujetar la pieza en la que queramos aplicar el opaque por medio del jito)

Aplicación de Opaque

Tras haber arenado las piezas y dado vapor de agua, se podrá aplicar opaque con la ayuda de la espátula Ágata (mejor opción), pincel, aerógrafo, pero nunca con algún instrumento metálico, ya que podría contaminar la cerámica, tanto por palatino y vestibular, evitando el respaldo metálico.

Lo introducimos al horno en el programa adecuado durante 15 minutos. La temperatura de este horno llegará a unos 960º.

 

La primera capa de opaque que aplicaremos, recibe el nombre de capa wash, la cual deberá ser más líquida que la que aplicaremos posteriormente, Consiguiéndose así el cierre del poro del metal.

Introduciremos la pieza al horno de cerámica con el programa adecuado durante 15 minutos, con la ayuda de una pinza de mosquito cogiéndolo del jito.


La segunda capa de opaque que aplicaremos tras aplicar el wash, deberá ser más espesa y recibe el nombre de capa opaque.

En esta última capa de opaque, hemos conseguido cerrar el poro del metal, tapar el metal y dar una tonalidad de color, además de conseguir la unión química entre el metal y el opaque, para así poder cargar cerámica.

Una vez salido del horno se deja secar al aire, evitando posibles grietas.

 

La cerámica que utilizamos se cuece a una temperatura entre 940-960º, siendo una cerámica de media fusión.

Podemos clasificar las cerámicas según su punto de fusión:
Alta fusión: por encima de los 1000ºc.
Media fusión: entre 900-1000ºc.
Baja fusión: entre 700 y 800ºc.
Bajas de corrección inferiores a 700ºc.
Al utilizar temperaturas más altas se originará una contracción de la corona, y cuanta menos temperatura, habrá una menor contracción. Por esta razón se deberán modelar las piezas a una escala mayor.
La cocción de oxidación lo que hace es preparar las coronas oxidándolas, para su futura contracción (no siempre es necesario realizarlo).

Tras el enfriamiento, se sumergen las piezas adyacentes, para así evitar que se pegue la cerámica, actuando como separador y facilitándonos sacar la pieza modelada para su cocción.

Existen 3 opciones de separador entre los puntos de contacto:
– Sumergir en agua las piezas adyacentes.
– Separador de cerámica.
– Aceite de almendra.
que podamos manejarnos con facilidad y evitar que la cerámica se adhiera a las piezas adyacentes conviene humedecer las piezas con agua.

Aplicación de la cerámica

Los componentes de la cerámica son: Cuarzo, Caolín, Mica, y feldespato.
Vertemos sobre un cristal (o loseta de vidrio) dentina, (Dentine A3, VITA) y lo mezcláremos con agua purificada.

Con la ayuda de un papel condensaremos la mezcla, para eliminar el exceso de humedad, presionando con fuerza para evitar que el papel se lleve el producto.

Primero se cargará dentina dando toques con el pincel, por la parte vestibular de la pieza, rebordes marginales y por último la cara palatina/lingual.
Los puntos de contacto se taparán con dentina.

La cara oclusal se cargará de dentina.
Una vez que tengamos cargada la dentina en la pieza, tendremos que cargar incisal, (Enamel, EN1, VITA).

Se cargará incisal únicamente en los bordes incisales, cúspides tanto por vestibular, como por palatino/ lingual. Excepto la cara oclusal, que se cargara con dentina.

 

Para realizar la estratificación de las piezas se deberán hacer mamelones, existiendo dos formas de realizarlos:

– Modelando toda la pieza y marcarlos con la ayuda de un bisturí.

– Modelarlo con dentina, con la ayuda del pincel, y cargando incisal, llevándolo hasta la mitad del diente, para así difuminarlo. Se realizarán 3 mamelones por pieza.
La estratificación se realizará en todas las piezas, para evitar el efecto bandera.

Una vez que hayamos cargado las capas necesarias se introducirá al horno en el programa número 2, que alcanza los 960ºc.
Una vez esto, todas las piezas se repasarán con fresas diamantadas, por las diversas caras de la pieza. Utilizándose la fresa de disco diamantada para crear profundidad en las piezas y para individualizarlas.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Modelado en cerámica”