Retención indirecta

Es el componente de la PPR constituido por un apoyo o tope auxiliar (oclusal, cingular o incisal) y por el conector secundario respectivo.

Se utilizan en casos de extremos libres para:

• Impedir el movimiento de levantamiento-enclavamiento de las sillas libres: favorece la estabilización.

• Distribuir uniformemente las cargas sobre más dientes cuando las sillas libres entran en trabajo.

• Impedir el enclavamiento del conector principal sobre los tejidos blandos.

• Función de placa guía auxiliar: cuando se va a insertar la PPR, van a guiar el camino para que vaya a su posición: resbalan por el diente para que la prótesis se inserte en su sitio.

Principios de aplicación y requisitos:

• Deben ubicarse lo más alejado posible de las sillas libres distales, y anterior al apoyo oclusal de los retenedores, para aumentar el brazo de resistencia.

• Localizados en dientes periodontalmente sanos y con morfología adecuada para apoyos oclusales.

• Deben ubicarse en preparaciones dentarias previas.

• Los conectores menores deben ser rígidos y ubicados en los espacios interdentarios linguales.

• En presencia de una sola silla libre, la retención secundaria debe situarse contralateralmente.

Tipos de retención indirecta:

Existen diferentes tipos de retención indirecta:

• Retención indirecta con apoyo oclusal.
• Retención indirecta con apoyo sobre los caninos.
• Retención indirecta con apoyo a extensión.

La acción que van a tener va a ser anular los brazos de palanca: hay que quitarles eficacia, disminuyendo el brazo de potencia, o aumentando el brazo de resistencia.

El vector de fulcro va a ser el que marque esto, en los apoyos más distales del tope. Es decir, en un retenedor indirecto, sería necesario tener un retenedor directo por mesial, en función del eje de rotación del diente anterior (canino con respecto a molar).

Para disminuir la potencia, hay que disminuir la arcada, sin tocar la extensión de la base ni quitar dientes. Entonces, ¿cómo lo hacemos?: llevando la resistencia a una región más anterior, los retenedores deben ir a mesial de dientes anteriores.

Clase I de Kennedy:

En general, se ponen dos retenciones secundarias bilaterales, con preferencia en premolares y en caninos. Además, las preparaciones se deben realizar en esmalte o directamente ser de prótesis fija. Estos retenedores indirectos son indispensables en clase I mandibular.

Clase II de Kennedy:

Se ponen los retenedores en mesial del canino, y mesiales los topes posteriores. Nunca poner los topes en incisivos (y mucho menos los inferiores), porque tienen una raíz más débil. Los apoyos oclusales se ponen siempre donde sea más favorable: oclusión favorable.

Clase IV de Kennedy:

La retención secundaria debe ser distal al eje de rotación, con una localización lo más posterior posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Una idea sobre “Retención indirecta”