Férulas radiológicas quirúrgicas

Hay que colocar los implantes guiados prostodóncicamente.

Estas férulas son un sistema de guía radiológica tridimensional para la colocación de implantes. Tienen que servirnos en la fase de diagnóstico (realizar radiografías) y en la de tratamiento (colocar implantes).

La no realización de férulas ocasiona:

• Aumento del espacio mesiodistal de implantes a implantes y/o dientes
• Problemas estéticos y de sobrecarga del implante (ya que si colocamos implantes a ojos siempre caen en la papila). Cuando hay mucha divergencia colocaremos un pilar transepitelial que nos corrija la angulación y la prótesis podemos constuirla directamente sobre la cabeza del implante o con un pilar intermedio.
• Problemas higiénicos (troneras retentivas y difíciles de limpiar).
• Problemas estéticos, de sobrecarga del implante y de resolución prostodóncica.

Los problemas estéticos y de sobrecarga del implante son los principales problemas que tenemos en estos casos.

Las férulas rx-qx se deben realizar siempre y se deben hacer después del estudio protésico del caso. Su uso:

– Favorece las cargas axiales en el eje largo de los implantes
– Evitamos así la sobrecarga oclusal.

La férula radiológica es un dispositivo que nos permite relacionar el encerado diagnóstico prostodóncico con la exploración radiológica y va a facilitar valorar la disponibilidad de soporte óseo. También nos dirá el espesor de los tejidos blandos en la zona que hemos puesto los dientes con bario. Es un dispositivo que relaciona la prótesis con el hueso.

Inicialmente se colocaban bolitas de acero de diámetro conocido en la posición donde se deseaba colocar los implantes. Eran testigos radiopacos y calibrados (tamaño conocido) que nos permitían calcular la distorsión radiográfica. Ahora utilizamos el CBCT o el TAC y medimos digitalmente.

Cuando tomamos modelos a un paciente, dibujamos los dientes que le faltan para saber si nos van a caber o no.

Siempre es mejor los elementos mecanizados (fabricante) que los elementos colados (protésico)

Es muy importante valorar la necesidad de soporte óseo. Para ello estudiaremos:

– Nº de implantes/coronas que vamos a colocar.
– Superficie mínima necesaria de osteointegración.
– Axialidad de los implantes. Es muy importante que exista axialidad en su colocación y la conseguiremos gracias a la utilización de férulas. Si la perforación sobre la cresta alveolar cae sobre la cara vestibular del diente entrará en conflicto con la estética y tendremos que cambiar el diseño de la prótesis.
– Fuerzas de oclusión/sobrecarga oclusal.

Hay que realizar cúspides planas y diámetro V-L o V-P pequeño

Es importante la perforación de la férula porque en el escáner vemos qué corte del escáner nos coincide con la perforación. A la hora de estudiar el TAC analizamos el número de corte correspondiente con el agujero de la férula quirúrgica.

Esquema de diagnóstico para trabajar con las férulas

Hacemos la radiografía panorámica y la exploración clínica, si pensamos que podemos colocarlo (diagnóstico positivo) pedimos un TAC y lo colocamos. Si es dudoso hay que pedir también TAC. Si no podemos colocarlo después de ver el TAC (diagnóstico negativo) se resuelve de otra manera el caso descartando la posibilidad de colocar implantes.

La cirugía va a estar guiada por la prótesis, hay que tenerlo en cuenta siempre.

Recordar que no sólo influye la distribución de los implantes, sino la cantidad de superficie del implante en contacto con el hueso a la hora de poner pórticos, para saber si se soportarán bien o no.

Según Smiler, la colocación de los implantes sin colocación de guías quirúrgicas se convierte en un juego de adivinanza.

La férula quirúrgica:

– Ayuda en la elección de la posición inicial de osteotomía.
– Guía el eje de inserción de la fresa.

Las férulas quirúrgicas son un dispositivo que relaciona el encerado diagnóstico, la exploración clínica y radiológica, con el reborde desdentado en el momento de la cirugía, orientando sobre la ubicación optima de los dientes.

Características de la férula quirúrgica

• Duplicado del encerado.
• Posición de las troneras.
• Posición de las cúspides vestibulares o bordes incisales.
• Control por el cirujano de la actuación de las fresas de osteotomía.
• Marcar el eje de inserción del implante.
• Flexibilidad para elegir un nuevo locus para el implante.
• Inmovilidad.

Ventajas:

– Guía la colocación del implante tridimensionalmente
– Disminuir la carga del implante
– Favorecer la axialidad de las cargas.

Si tiene una prótesis removible hacemos un duplicado de la misma, sino hacemos un encerado. Esto lo haremos cuando:

• Casos sin compromiso estético: híbridas, sobredentaduras.
• Prótesis a duplicar correctas: dimensión vertical estética oclusión…
• Dientes ubicados correctamente en el espacio.
• Férulas mucosoportadas.

La guía radiográfica ideal: guía radiográfica con material radiopaco y restauradora con tubo guía vertical en el eje de carga de la restauración, hasta el borde cervical de la misma para contemplar la emergencia protésica y los tejidos blandos remanentes, que recrea la posición exacta de la restauración protésica a realizar.

¿Cuánto tiene que ocupar? No tiene que superar el ecuador del diente. Tienen que ser estables pero NO retentivas.

Los cortes en el TAC suelen realizarse cada 2 mm. Hay que tener tanto panorámica como tomografía computarizada.

Hay que posicionar al menos en 2 de los 3 ejes posibles. El eje definitivo del implante será dado por el TAC y la férula que hemos realizado.

Cada corte tomográfico sagital indica en vista el grosor de mucosa y por tanto la posible estética de la restauración, previniendo situaciones como FP3.

La diferencia entre la colocación del pin y la ideal es de xº de inclinación lingual. La colocación de los implantes ha de ser perpendicular ala línea en la que estamos trabajando (al reborde alveolar)

Cada diente a reponer y cada implante tiene un eje mesio-distal y vestíbulo-lingual único, no es extrapolable.

TAC vertical: TAC + férula
Profundidad vertical correcta al poder ver desde la posición ideal y con la angulación correspondiente el remanente óseo con el que contamos. Asegurarse que el corte es perpendicular al plano oclusal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *