Matrices para resinas compuestas

La fase de matrices es fundamental, es muy difícil infiltrar una matriz. La matriz es una forma de encofrar el diente para que la restauración tenga una cierta forma.

Concepto

Es un instrumento empleado para encofrar una cavidad y facilitar la obturación. Nos permite:

– Reproducir la anatomía en zonas inaccesibles.
– Asegurar un buen punto de contacto.
– Garantizar un buen ajuste gingival.

Indicaciones

1. Cavidades de Clases III.
2. Cavidades de Clase IV.
3. Cavidades de Clase V: raro (incluso puede complicar).
4. Clases II: son las más importantes. Caras proximales de dientes proximales.

Características

– Forma anatómica.
– Capacidad para reproducir el punto de contacto.
– Buen ajuste gingival.
– Facilidad de manejo.
– Moldeabilidad: capacidad para cambiar su forma a nuestro gusto.
– Solidez: que no se deformen.
– Estabilidad: no se desplacen.
– Translucidez: es útil en materiales que necesitan fotopolimerización.

Problemática específica de las matrices para composite:

– Dificultad de corregir defectos en zonas inaccesibles como las caras interproximales.
– Dificultad de lograr el punto de contacto en posteriores por no ser un material condensable.
– No requieren una matriz firmemente sujeta: dado que no va a sufrir fuerzas de condensación.
– Necesidad de polimerización del composite: algunas matrices opacas al paso de la luz no permiten pasar la luz. Por lo que las matrices serán traslúcidas para dejar pasar la luz en la mayoría de los casos.

CLASIFICACIÓN

a) Por el material:

– Matrices Metálicas: opacas.
– Matrices de Acetato: transparentes.
– Silicona.

b) Por la sujeción al diente:

– Circunferenciales (tensionales): se colocan alrededor del diente y se sujetan por tensión.
– Parciales (no tensionales, sectoriales o seccionales). Son trozos del material que no dan la vuelta al diente y se sujetan por otros sistemas. Solo cubren la cara de la cavidad que queremos encofrar.

c) Por la forma:

– Planas: no preformadas.
– Preformadas: curvadas (precurvadas) o con forma de corona (coronadas).

Elementos complementarios

a) Cuñas: no hay matriz sin cuña. Las cuñas pueden ser de madera o de plástico (para los composites tenemos las cuñas de plástico, que permiten el paso de la luz, llegando bien al piso gingival) y disponen de diferentes tamaños según el tamaño. Las cuñas sirven para:

– Ajustar la matriz al margen gingival.
– Abrir el espacio interproximal.
– Separar la encía y el dique de goma.
– Separar los dientes.
– Hemostasia por compresión.

b) Portamatrices: imprescindibles en los sistemas de matrices circunferenciales. Los usamos en el caso de la amalgama.
c) Materiales temoplásticos (godiva): se reblandece al calor, se coloca y se endurece.

d) Resinas: muy económicas para proteger la encía.

e) Anillos de fijación: casi tan importante como la cuña. Adapta los laterales de las matrices parciales (sujetan las matrices parciales contra el diente) y permite separar con los dientes adyacentes. No da ajuste gingival.

Técnica PE

a) Clase III: sabiendo que el área de contacto en dientes anteriores es plana en sentido cervico-incisal y que no requiere gran solidez ni estabilidad. Entonces las matrices más adecuadas son las matrices de acetato de sujeción parcial y no preformadas (por ejemplo una matriz plana). Como elemento complementario, en el 100% de los casos emplearemos cuñas para asegurar el ajuste gingival.

b) Clase IV: como normalmente está más desplazado a incisal es más sencillo. Matriz de acetato ajustada por cuñas, asegurando el ajuste gingival y el punto de contacto. Pueden ser muy útiles las matrices con la forma de la corona.

c) Clase V: casi nunca usamos matrices, no son necesarias, debido a su fácil acceso. En algunos casos se pueden utilizar  cuando tenemos una lesión a nivel subgingival puede ser muy útil el empleo de la matriz. En zonas cervicales se emplea matriz de acetato, plana, con un recorte en forma de curva para hacer que la curvatura se adapte en el surco gingival y la podamos introducir en el. También usamos matrices cuando la lesión cervical se extiende hacia las caras proximales.

d) Clase II: el área de contacto en sentido vestibulolingual es muy amplia. Hay dos curvaturas (v-l y c-o) y requieren mayor exigencia funcional. Los rebordes marginales son más importantes.

– Se pueden emplear matrices metálicas circunferenciales (Tofflemire y Automatrix), y metálicas parciales preformadas (son las de primera elección en situaciones comunes). Las matrices circunferenciales no preformadas (metálicas) solo las usamos cuando el contorno proximal es muy recto en sentido VL, CO o cuando los dientes están muy juntos. Salvo en estas situaciones clínicas, este tipo de matrices hace unas áreas de contacto muy planas e inadecuadas.

– También se pueden usar matrices transparentes (siempre preformadas) para sector posterior. En las clases II de acceso vestibular no usamos matriz metálica, y que nos tapa el acceso y no vemos. Usaremos una matriz plana transparente con cuña de sujeción. La segunda situación en la que no usamos matrices metálicas son las clases II en túnel.

Resumen

– Exigencias especiales en matrices para composite.
– En anteriores: transparentes y planas.
– En posteriores: metálicas, sectoriales y preformadas.

Llave de silicona: matriz personalizada que fabricamos nosotros, tomando una impresión con silicona pesada en el diente que queremos reconstruir.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *