Confección de modelos convencionales y digitales

Modelo convencional:

Un modelo es la reproducción de todos los dientes de una arcada, y/o de las brechas o rebordes alveolares residuales, rodeado de los accidentes anatómicos y relieves intrabucales anejos.

La validez de un modelo se basa en:

Fidelidad: reproducción precisa de la morfología que representa.
Resistencia: capacidad de soportar sin deterioro la manipulación.
Los modelos tienen 2 tipos de partes:
Zona noble: representación exclusivamente de las formas que perdigue reproducir
Zócalo: estructura de conveniencia dedicada a facilitar la orientación y estabilidad del modelo, su manejo, su fijación y protección de la zona noble.
Los modelos se pueden clasificar de diferentes maneras:
Por la localización: arcada superior o inferior
Por la extensión: completas o parciales.
Por las características de la arcada: dentados, parcialmente desdentados, y desdentados totales.
Por sus objetivos: demostración o exposición, diagnósticos, de trabajo.

– Exposición: destinados a dar información o enseñanza. Por ejemplo, maquetas para ensayos, entrenamientos en técnicas de laboratorio…

– Diagnósticos: destinados a análisis morfológicos y valoración de la oclusión. Su obtención se realiza mediante impresiones de alginato, no usar con silicona.

Se usan para: confección de cubetas, planchas base, rodillos, férulas de blanqueamiento, y pre-proyectos restauradores.

– De estudio: son modelos preliminares montados en un articulador, análisis funcional de la oclusión y programación pre-protésica.

De trabajo: son aquellos que se obtienen para la confección del tipo de aparato previsto en el plan terapéutico. Se obtienen mediante diversos tipos de impresiones, material de vaciado y maniobras clínicas.

Se clasifican en:

Modelo maestro: obtenido a partir de una impresión definitiva. La importancia de su conservación radica en que es el único elemento de control de ajuste de la prótesis antes de su instalación en boca.

Modelo duplicado: está indicado en las situaciones en que necesariamente el modelo maestro se modificará o se destruirá. Existen tratamientos específicos para mejorar la dureza superficial del modelo, sistemas de templado, barnizado y metalizado.

Modelo con muñones independientes: se obtienen mediante técnica hidrocoloide, modelo completo de la arcada, troqueles independientes.

Modelo elaborado con técnicas de ensamblaje (Di-Lock®): en una cubeta molde se instala el modelo, se seguetea o recorta, los pilares se independizan a modo de rompecabezas. La ventaja que tiene es que en laboratorio nos permite montar un puente de una manera individual fuera del modelo.

Modelo elaborado con técnica de poste telescópico (Pindex®): el sistema instala una espiga en la base del pilar – confección de zócalo – se seguetea e independiza (individualiza). Es como el anterior, pero los trozos en vez de ir sueltos, van con un pincho que se agarra al zócalo.

Modelos con encías desmontables:

mejora la confección de modelos facilitando la consecución de idóneos espesores cervicales y perfiles de emergencia de las prótesis fijas mejorando la estética. Se usa mucho en prótesis sobre implantes.

Bases o zócalos:

Las funciones de las bases o zócalos son: protección, y permitir actividades analíticas y tecnológicas. Las condiciones que deben tener los zócalos son:

• No incrementar el volumen y/o el tamaño innecesariamente.
• No invadir o enmascarar zonas nobles.
• Proporcionar soporte completo al modelo.
• Mantener niveladas las estructuras frente al plano horizontal, y en próxima similitud con la realidad.

Tipos de zócalos:

De ortodoncia: zócalos angulados y gordos.
De prótesis: contorno redondeado, facilita su instalación en articuladores, paralelizadores y muflas.
Modelo con zócalo en dos mitades encajables, o base partida: permite ajustar y comprobar registros de posición, así como desmontar y remontar para actuaciones clínicas y tecnológicas.

Materiales de confección:

Escayola dental tipo IV (piedra). Se usan también revestimientos con materiales refractarios. Antiguamente se usaba escayola dental metalizada. Con las técnicas de CAD-CAM, se usan resinas epóxicas.

Hay que:

1. Lavar, desinfectar y volver a lavar.
2. Recortar
3. Examinar
4. Tratamiento previo (30-60min – 7 días) – solo en impresiones con silicona.
5. Vaciado: tto, material (propiedades físicas), tiempo (10-15m)
6. Conservación (30-60 min)
7. Recortar
8. Zocalado (base partida)
9. Montaje en el articulador

La escayola dental se usa frecuentemente porque:

• Fidelidad de reproducción
• Compatibilidad con los moldes
• Dureza superficial
• Solubilidad baja
• Fácil manipulación

La escayola dental metalizada es una técnica histórica, que proporcionaba una dureza superficial más elevada. Hoy en día no se utiliza. La metalización de los modelos intentaba proporcionar la dureza superficial que los yesos hace algún tiempo no poseían. Se obtenían por electrodeposición o barnizado.

Las resinas epóxicas se usan para realizar el positivado de muñones y troqueles. Tiene un coste elevado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 ideas sobre “Confección de modelos convencionales y digitales”