Prueba del bizcocho

Consiste en la colocación de la Corona (no glaseada) en boca del paciente sobre el muñón, para poder comprobar que en el laboratorio han colocado la cerámica correctamente. Se evaluará la forma y la proporción.

Una vez hecha la prueba del bizcocho (en clínica), se volverá a mandar la pieza al laboratorio para poder glasear y maquillar. Todas las piezas se glasean pero no todas hace falta maquillarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.