Protesis parcial removible

Componentes de una PPR

Conectores Mayores

Conectores Menores

Apoyos y topes oclusales

Retendores o Ganchos

Sillas o rejillas (bases protésicas)

 

Una prótesis parcial removible es aquella prótesis que sustituye parcialmente los dientes ausentes del paciente, con la finalidad de reestablecer las principales funciones orales, masticación, estética, fonética, prevención de inclinación, estabilización de los dientes debilitados.. (Figura 4.6).

Principios biomecánicos de una protesis parcial removible:

Retención: Resistencia a las fuerzas que ejercen sobre una protesis en el sentido cervicoclusal.

Soporte: Resistencia a las fuerzas que ejercen sobre una protesis en el sentido oclusocervical.

Estabilidad: Es la resistencia a las fuerzas que ejercen sobre una protesis en el plano horizontal.

Ver mas sobre la biomecánica en protesis parcial removible

Figura 4.6 Paciente con ausencia parcial de piezas dentarias
Una manera de determinar el tratamiento de la edentación parcial es mediante el estudio de las diferentes opciones que se pueden presentar por dichas ausencias. La clasificación más aceptada es la que propuso el Dr. Edward Kennedy en 1925.

Clase I: áreas edéntulas posteriores bilateralmente (Figura 4.7).
Clase II: área edéntula posterior unilateral (Figura 4.8)
Clase III: área edéntula unilateral entre piezas remanentes (Figura 4.9)
Clase IV: área bilateral anterior entre dientes remanentes y que cruza la línea media (Figura 4.10)
Posteriormente Applegate – Kennedy añadieron las clases clase V y clase VI no aceptadas universalmente:
Clase V: presencia solo de dos molares unilateralmente. Se planteara la extracción para transformarla en una prótesis completa.
Clase VI: presencia solo de dos incisivos centrales. Se planteara la extracción para transformarla en una prótesis completa.

En 1960 Applegate llevó a cabo una serie de reglas para considerar aquellos casos difíciles de encuadrar en las clases.

Regla 1: la clasificación de Kennedy solo se aplicara después de realizar las extracciones dentarias necesarias.
Regla 2: la ausencia de un tercer molar no se considerará para la clasificación.
Regla 3: los terceros molares se considerarán cuando estén presentes.
Regla 4: la ausencia de un segundo molar no se considerará si no va a ser reemplazado.
Regla 5: el área edéntula más posterior es la que siempre determina la clasificación.
Regla 6: las áreas edéntulas diferentes de las que determina la clasificación se
denominan modificación.
Regla 7: la modificación no se considera en la clasificación, solo el número de zonas edéntulas.
Regla 8: la clase IV no admite modificación ya que la presencia de otra zona edéntula posterior sería la que determinaría la clasificación.

4.3.1 Definición

Se denomina prótesis parcial removible (PPR) a la prótesis dental que sustituye parte de las piezas dentarias naturales que ha perdido un paciente. A los pacientes se les puede considerar parcialmente desdentados o parcialmente dentados.

Objetivos de la rehabilitación del desdentado parcial:

1. Restaurar la función estética y fonética.
2. Restaurar y conservar la eficacia masticatoria.
3. Estabilizar la dentición remanente: (evitar desplazamientos dentarios, mantener los puntos de contacto, establecer un plano oclusal correcto, mantener la DV y proporcionar un esquema oclusal adecuado).
Queremos: estimular los tejidos de soporte: dentarios (distribución de cargas), mucoso y establecer correcta relación labio-lengua-mejilla; así como lograr estabilidad mandibular (para que el paciente tenga reposo al ocluir).

Indicaciones de la PPR:

• Edad: en pacientes muy jóvenes (pulpa amplia y corona clínica), o edades muy avanzadas.
• Estado general de salud comprometida (pacientes con problemas de respiración, de deglución, etc.).
• Espacios edéntulos amplios.
• Excesiva pérdida de hueso (sobretodo en zonas anteriores).
• Soporte periodontal insuficiente (menos de 1/3).
• Exodoncias múltiples y recientes.
• Fase previa a la colocación de implantes.
• Fase previa a una prótesis completa (prótesis inmediatas).
• Extremos libres uni- o bilaterales no susceptibles de colocar implantes.

4.3.2 Características
Se diferencian principalmente dos tipos:
-Prótesis parcial removible acrílica (PPRA), la cual está compuesta por una base de resina o acrílico, dientes de resina y alambres denominados retenedores, responsables de retener la prótesis mediante sujeción en los dientes naturales del paciente. (Figura 4.11)

Figura 4.11a Protesis parcial superior removible acrílica. Figura 4.11b Prótesis parcial removible acrilica.

Prótesis parcial removible metálica o también denominados esqueléticos (PPRM). Estos dispositivos están elaborados principalmente en metal (cromo – cobalto y titanio entre otros) con una parte de resina donde van alojados los dientes de acrílico y la base de resina.

Las diferencias entre estas prótesis parciales removibles radica principalmente en el cuerpo metálico de la prótesis parcial removible metálica, que está realizado de una sola pieza, mientras que en la prótesis parcial removible acrílica, la base de resina es independiente, así como los dientes y los retenedores, aunque a posteriori todos formen parte de la misma prótesis.
Las partes de una prótesis removibles metálica son:
Conector mayor o estructura principal.
Conector menor encargado de absorber las fuerzas de masticación y transmitirlas al conector mayor.
Retenedores o ganchos. El retenedor retentivo va colocado en la cara vestibular del diente mientras que el recíproco se coloca en la cara lingual del diente.
Sillas o rejillas donde se asientan los dientes de resina y transmiten las fuerzas a la cresta alveolar
Topes oclusales cuya función es evitar que la prótesis se clave durante las fuerzas de masticación.

Las prótesis parciales removibles están indicadas en:
-Casos en los que están indicadas las prótesis parciales.
-Pacientes que han perdido parte de sus piezas dentarias.
-Pacientes con economía comprometida para la colocación de implantes.
-Pacientes con problemas periodontales para poder añadir las piezas que se van perdiendo o extrayendo.
-Pacientes con insuficiente cantidad de hueso para la colocación de implantes.

La adaptación de estas prótesis se basa principalmente en el ajuste de los retenedores sobre los dientes naturales que sirven de pilar para la retención y en el apoyo de la estructura sobre la base de la mucosa. Existen una serie de diferencias entre las prótesis removibles de resina o acrílicas y las prótesis removibles metálicas o esqueléticos como:

– Las prótesis removibles acrílicas se pueden rebasar en todo su conjunto, mientras que las prótesis removibles metálicas no pueden rebasarse por estar realizadas en metal.
Existen zonas en las prótesis removibles metálicas donde se colocan las dientes de
resina y donde se apoya sobre la mucosa, donde si es posible rebasar.
– En las prótesis removibles acrílicas se pueden añadir dientes a posteriori en caso de pérdida de dientes naturales por extracciones, enfermedad periodontal, etc, mientras que en las prótesis removibles metálicas no es posible en la mayoría de los casos.
– Los retenedores en las prótesis removibles acrílicas se pueden activar utilizando alicates universales o alicates Angle, mientras que los retenedores de las prótesis removibles metálicas no se deben activar debido a la posibilidad que tienen de fracturarse.
– Los retenedores deben estar perfectamente adaptados al contorno de la pieza y evitar que rocen la mucosa o los labios para no provocar heridas.

Fisiopatología del parcialmente desdentado:

La pérdida de dientes altera el equilibrio del aparato estomatognático, provocando alteraciones dentoperiodontales, óseas, y funcionales (masticación, fonación, etc), y estética.

Los dientes remanentes tienden a ocupar los espacios edéntulos, si hay una buena estabilidad estos movimientos son pequeños.
Además, si se produce pérdida de los puntos de contacto de los dientes, con la aparición de zonas de impactación de alimentos que lesionan el tejido periodontal,  favorecen la aparición de caries y alteraciones gingivales. Como consecuencia de la pérdida de los dientes se produce un proceso de reabsorción del hueso alveolar, que no depende del sexo, sino que es un proceso crónico, progresivo e irreversible. Desde un punto de vista estético, se pierde la armonía, y desde otro funcional, se produce disfunción.
Alteraciones funcionales:
Se alteran: eficacia masticatoria, fonética, oclusión (por el intento de adaptarse a la nueva situación para llegar a una máxima intercuspidación)… Se puede llegar a tener una disfunción de la ATM.
Alteraciones estéticas:
Se produce por: ausencia de los dientes en el sector anterior, falta de armonía en las hemiarcadas, desviación de la línea media, disminución de la dimensión vertical, desvío y posición de los dientes remanentes, y alteraciones dentoperiodontales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *