Historia de la implantología

Hay evidencia de que, hace 2000 años, la cultura china y egipcia ya usaba implantes como medida de rehabilitación dentaria. Asimismo, los mayas , hace 1400 años, usaban fragmentos de conchas marinas para sustituir los dientes. Se ha demostrado que, a pesar de ser una práctica con historia, sus resultados no eran duraderos en el tiempo durante esta época.

Maggiolo, en 1809, utiliza implantes de oro como medida revolucionaria debido a que es un metal poco reactivo y presenta una alta tolerancia con los tejidos orales.

Harris, en 1887, introduce el implante compuesto por un diente hecho de porcelana con raíz de platino (que es muy poco reactivo y tolerado) pero recubierto de plomo.
El problema que plantea este elemento es el riesgo de saturnismo a pesar de su capacidad antiséptica (debido a su toxicidad).

Payne diseña una cápsula de plata y Greenfield, en 1910, crea el implante en cesta con el objetivo de que el hueso crezca en torno a él y el mismo implante se ancle mecánicamente al hueso. Este elemento supone un hito dentro de la materia implantológica.

Dahl, en 1940, diseña los implantes subperiósticos; implantes apoyados sobre el hueso y suturados después para ser tapados por la mucosa oral.Strock, en la década de los 40, crea el implante roscado “Vitalium” (como un tornillo estándar). Con estos implantes se demuestra cierta retención mecánica con pruebas y evidencias histológicas de osteointegración.

Formiggini poco después crea un implante en espiral con al alambre de hélice en torno a 1947.Asimismo, en los años 60, se crea un sistema de retención con imanes que no resultó duradero debido a su ferromagnetismo, entre otras cosas.

Linkow introduce, durante esta década, un sistema de láminas que se colocan a alta velocidad, con turbina, y fresa de corte con colgajo mucoperióstico. Con la fresa se crea un lecho quirúrgico sobre la cual se coloca la lámina y junto a un martillo se termina de anclar a la medular. Este método de láminas demostró tener una alta efectividad sobre crestas estrechas incluso usándose en algunos casos concretos de la actualidad.

Schroeder, en 1970, lidera al ITI (grupo de investigación implantológica) diseñando unos implantes en cesta con superficies rugosas y aplicación en una sola fase suponiendo un gran avance en la implantología.
Roberts en estos años diseña un implante en armazón de rama usado cuando faltaba estructura ósea en el paciente o para fijar fragmentos óseos tras una patología o traumatismo.

En Alemania, en torno al año 1976, idean un implante cerámico “Tubingen” con forma escalonada (parecido a un taco) y con superficie para lograr retención, usado en reposición de dientes.
Durante esta época también se idea una forma de rehabilitación mandibular fija, con placas de oro, que resultaba ser invasivo y agresivo debido a que se introducía y fijaba tras una incisión mandibular con pivotes que atravesaban la mucosa.

Todos estos avances concluyen, en 1952, cuando Branemark, Albrektsson y Zarb (en el Laboratorio de Microscopía Vital) realizan un estudio basado en introducir cilindros de titanio en la pierna del conejo; observando que los vasos sanguíneos que nutrían al hueso eran capaces de regenerarse de un lado a otro.

De esta manera, demostraron que el hueso puede crecer sobre el titanio y por ello desarrollaron nuevos estudios que, tras 10 años de observación, terminarían con una serie de conclusiones (presentadas en Toronto,1982) acerca de la implantología tal y como se conoce actualmente.

Entre los factores más importantes de los estudios que llevaron a cabo, destacamos:

• La biocompatibilidad del material insertado en animales.
• La utilización de una técnica séptica y cuidadosa sin calentamiento del hueso.
• Estudios sobre el titanio.2768 implantes sobre 371 pacientes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *