Caries en niños

La caries dental es una enfermedad o proceso crónico y dinámico. Es un proceso duradero en el tiempo, con fases de actividad e inactividad.

La caries en niños son junto con las enfermedades periodontales una de las afecciones bucodentales más comunes.

Afecta a un órgano específico, el diente y se caracteriza porque produce una disolución y destrucción localizada de los tejidos calcificados del diente (esmalte, dentina, cemento). No afecta ni al periodonto ni directamente a la pulpa.

Es cierto que pueden aparecer en los dientes de las personas de todas las edades pero son especialmente comunes entre la población infantil y adolescente.

Los principales motivos por los que los niños padecen caries son, por un lado una higiene dental deficiente y por otro lado una dieta muy rica en azúcares y carbohidratos.

Las caries pueden aparecer tanto en los dientes de leche como en las piezas definitivas, en ambos casos el dentista pautará un tratamiento adecuado para su correcta eliminación.

¿Qué síntomas nos hacen sospechar que un niño tiene caries?

En un primer momento, la caries es asintomática, y suele diagnosticarse en las revisiones rutinarias de los niños en el dentista, sin embargo cuando la caries ha avanzado y ha llegado a dañar la dentina o el nervio, es habitual que los niños tengan cierta sensibilidad dental al tomar bebidas o comidas muy frías, además también es frecuente que sientan ciertas molestias o dolores a la hora de masticar.

Es ahí como podemos detectar la aparición de una caries dental en niños.

¿Cómo se trata la caries en los niños?

Una vez que el odontopediatra diagnostique la caries, valorará cuál es la extensión de la lesión para poner un tratamiento a medida.

En algunas ocasiones bastará con hacer un empaste, este es un es un tratamiento muy sencillo que no reviste ninguna complicación, sin embargo si la caries ha dañado el nervio dental es necesaria la realización de una pulpectomía o una pulpotomía, estos tratamientos consisten en eliminar el tejido pulpar dañado para posteriormente sellar los conductos y reconstruir el diente del niño, es decir es igual que la realización de una endodoncia en pacientes adultos.

Además en algunos casos se recurre al sellado de los dientes como medida preventiva antes de que el niño padezca una caries dental.

¿Qué medidas preventivas son aconsejables para prevenir la caries en los niños?

Se debe cuidar la higiene bucal de los niños desde que son bebés.

A edades muy tempranas debemos pasar unas gasas por sus encías tras cada comida para eliminar los restos de leche presentes en la boca.

Una vez tienen dientes debemos enseñarles a cepillárselos correctamente siempre después de cada comida.

También podrá emplearse el uso de hilo dental para completar con la higiene oral.