Inlays y onlays

Anteriomente, este tipo de restauraciones se hacían en oro. Los inlays son restauraciones fijas (= incrustaciones) que no afectan a ninguna cúspide dentaria. Los onlays son restauraciones fijas (= incrustaciones) en las que, al menos una cúspide del diente se incluye en la misma.

Existen una serie de ventajas:

• Conservación y respeto por el tejido dentario
• Facilidad y rapidez del tallado
• Buena higiene
• El límite de la preparación con la encía es muy pequeño
• Respeta la anatomía del diente.

También una serie de inconvenientes:

• Dificultad en la realización de la restauración por sistemas tradicionales.
• Ajuste de la oclusión.
• Problemas estéticos.

Principios de tallado de inlays:

Los tallados se efectúan con las paredes divergentes hacia oclusal, con el piso plano y sin ángulos agudos entre las paredes. Tenemos que saber previamente al tallado cuál va a ser el eje de inserción de la preparación.
Las paredes deben ser cónicas hacia apical, y tienen que tener aproximadamente 6º. La anchura mínima debe ser de una cuarta parte de la anchura de la cara oclusal (si nos pasamos, se debilitan las paredes). La profundidad del surco debe ser aproximadamente de unos 2mm.

Sistemática del tallado:

1. Trazado oclusal por el surco
2. Caja mesial o distal
3. Hacer que el suelo sea plano y perpendicular a la vía de inserción
4. Hacer bisel de unos 30-45º con el tallado de la caja.
Normalmente, en pacientes con caries, se hacen incrustaciones porque los pacientes presentan menor sensibilidad que a los composites.

Las paredes son paralelas, suelo plano, y con biseles oclusales. Si el suelo es muy profundo, tendremos problemas de sensibilidad con el paciente.

Si hacemos cajas o surcos demasiado grandes, debilitamos las estructuras remanentes del diente, haciendo que se produzca una tendencia del diente a abrirse, y que finalmente se fracture.

Hay que tener en cuenta las interferencias que tengamos, para evitarlas y así evitar fracturas.
Hay que realizar ajuste oclusal en los dos planos: vertical y horizontal (movimientos de apertura y cierre, y de lateralidad).

Los inlays pueden producir fracturas, por lo que son mejores los onlays, que abrazan al diente.

Debemos tener en cuenta:

• Eje de inserción
• Suelo plano
• Paredes divergentes

Principios de tallado de onlays:

Irá en función de las cúspides rotas. Son los mismos que para los inlays. Hay que tener en cuenta las cúspides afectadas y el eje de inserción del onlay.

Los onlays se utilizan para conseguir una restauración unitaria de una pieza, pero también se pueden usar como elementos retenedores de puentes.

Sistema de confección de inlays y onlays:
Existen 2 formas: sistemas directos y sistemas indirectos.

Sistemas directos:

Se realizan en el momento, y en el gabinete. Hoy día, se realizan con técnicas de CAD-CAM.

Sistemas indirectos:

Se realizan en el laboratorio: hacemos impresiones y las mandamos. Se efectúa el tallado, se toma una impresión o se confecciona en cera el inlay/onlay, se manda al laboratorio para que confeccione el mismo, se envía a la clínica y se instala y ajusta en una segunda sesión. Los sistemas de laboratorio disponibles son: Procera, Lava, Everest, aunque existen muchísimos más.
Existen sistemas que nos ofrecen de todo, tanto clínico como laboratorio: cerec in-lab.

Sistemas CAD-CAM:

Hay: sistemas clínicos, sistemas de laboratorio, y sistemas mixtos.
Lo bueno de los sistemas clínicos es que hacemos todo el diseño, no estamos dependientes de lo que nos haga el laboratorio. Sistema Cerec – Omnicam: es uno de los sistemas más sofisticados que existen, consiste en el uso de un sistema óptico con una cámara de vídeo-3D que nos permite diseñar el elemento que queramos establecer. Una vez diseñado, mandamos a su confección utilizando múltiples materiales.

Materiales:

Para los inlays y onlays se usan cerámicas o cerámicas de matriz orgánica. También se pueden usar los composites de nanopartícula, porque tienen un componente elástico, mientras que la cerámica es demasiado rígida.

Los diferentes materiales que tenemos son: composite, cerámicas y cerámicas con matriz orgánica (que tienen el componente elástico de los composites, y el componente estético de las cerámicas). Se han dejado de utilizar metales como materiales, ya que son menos estéticos para el paciente.

Casos clínicos inlays:

Normalmente los pacientes que piden inlays son aquellos con restauraciones de amalgama en sectores posteriores de gran tamaño. Con el sistema de CAD-CAM, realizamos una impresión óptica de los dientes y, una vez obtenida, diseñamos la restauración en el ordenador. Tras diseñar la restauración, la mandamos a la máquina de CAD-CAM, que será la que confeccione el inlay. El jito es el punto de unión que tenemos de la restauración con la base del material, se procura que sea el menor posible, para recortarlo posteriormente en clínica.

Paciente con cavidad MOD, paredes lisas y suelo plano. Tomamos la impresión óptica, y vamos marcando los límites de nuestra preparación. Diseñamos la restauración, la imprimimos y la probamos en el paciente. Tras probarla y comprobar que es correcta, la cementamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.